rollingstone.com.ar

The Night Manager, la fiesta del misterio

La serie protagonizada por Hugh Laurie y Tom Hiddleston es la mejor adaptación en años de John le Carré, el maestro del espionaje político

 

Les presento al nuevo Hugh Laurie: el Hombre Más Malvado del Mundo, viviendo a lo grande en un palacio en la ciudad española de Mallorca, rodeado de guardaespaldas, sirvientes de todo tipo y una rubia a la que habitualmente se puede ver caminando por ahí desnuda. Durante el día, el Richard Roper de Hugh Laurie es un millonario respetable que se mueve en el ambiente siempre soleado del jet set, y que da discursos sobre salvar a los refugiados más castigados del mundo. Pero por la noche, este tipo controla un imperio dedicado al tráfico de armas o, como a él le gusta decirlo con una sonrisa pícara: "Hacemos un par de locuras cada tanto". Laurie compone un villano perfecto en The Night Manager, la excelente miniserie de seis partes de AMC que actualiza una novela de espionaje que John le Carré publicó en el año 1993. Laurie está en modo "némesis de Bond" mientras se pasea por los paisajes sórdidos de The Night Manager, un modelo para modernizar el thriller de espionaje tradicional.

Tom Hiddleston, de Los vengadores, hace de Jonathan Pine, el espía británico dispuesto a hacer caer a Laurie. Es un soldado que dejó atrás las zonas de guerra de Irak para adoptar una nueva identidad como el manager nocturno de un hotel en El Cairo. Quiere enterrar su pasado, pero El Cairo se prende fuego durante la Primavera Arabe y uno de sus invitados resulta ser una mujer seductora que no sólo se lo lleva a la cama, sino que además lo involucra en una trama de espionaje. Y ahí es cuando Pine empieza el peligroso camino para infiltrarse en el mundo de Roper.

Los thrillers de Le Carré siempre fueron más descarnados y más realistas que cualquier fantasía de James Bond. Pero The Night Manager, ostentoso, caliente y violento, es mucho mejor. Elizabeth Debicki es la novia elegante pero dañada de Roper, y acaba de registrarse en el hotel cuando ya está coqueteando con Pine. Esta señorita es para problemas, especialmente después de que Pine llega al círculo íntimo de Roper, en el que Roper da discursos fabulosos sobre el modo de vida de El Hombre Más Malvado del Mundo. "Yo soy un hombre libre", le dice a Pine.

"Libre para pensar, libre para trabajar, libre para subir a una montaña o quedarme en cama todo el día comiendo pastillas de menta sin que ningún boludo me diga cómo hacerlo." Pero, como él dice, ésa es la parte de ser libre. Y ser un hombre es más difícil. "Hacerse hombre es darse cuenta de que todo está podrido. Y darse cuenta de cómo disfrutar de esa podredumbre; eso es la libertad." ¿Por qué The Night Manager es un éxito tan grande? Porque Laurie le da vida a esa podredumbre.

Por Rob Sheffield



COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone