rollingstone.com.ar

La Nueva Ola: Jeites

Fanáticos de Manu Chao buscan hacer del mundo un lugar menos hostil

 
"Queremos ser un espacio para desconectar", dicen los Jeites a RS. Foto de Ignacio Sánchez..

La historia de Jeites decora las paredes de Casa Darwin, una especie de SUM que funciona como hogar, sala de ensayo, lugar de fiestas y hasta cocina de una fábrica de cerveza artesanal. Cada rincón de este PH palermitano muestra un acontecimiento del recorrido de la banda: desde un póster de Manu Chao -con quien compartieron escenario en 2011- hasta un cartón dibujado a mano que replica la silueta de La Plata, la ciudad que los vio surgir en 2006, cuando el guitarrista y cantante Joaquín Varela y el bajista Tomás Halbach -que son primos- decidieron formalizar su pasión por la música y sumar al viaje a sus respectivos hermanos Nicolás Varela, hoy en percusión y saxo, y Francisco, que alterna entre la guitarra y la trompeta. "Queremos ser un espacio para desconectar", dicen.

En los últimos años de esta primera década, Jeites encontró una creciente audiencia (agotan teatros en todo el país, y han inspirado tatuajes de fans y propuestas de casamiento durante sus recitales) para su mezcla latinoamericanista de reggae, country, folk y cumbia, de tono campechano y optimista. "¿Viste cuando sos chico y creés que realmente podés cambiar el mundo?", dice Francisco. "Bueno, nosotros nunca quisimos perder esa ilusión".

Camila Valero

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone