rollingstone.com.ar

La Nueva Ola: Los Suruba

Dos defensores de la cultura de club lideran la armada electrónica española

Por Emilio Zavaley

 
El dúo le dio la espalda a Ibiza para seguir sus ambiciones. Foto: RollingStone/ Florencia Daniel

Suruba (que en portugués significa "orgía") fue el nombre que Alvaro Muñoz (35) y Delmar Dos Santos (37) le pusieron a la fiesta que comenzaron en 2005 en Madrid. Presentándose por separado, eran los DJs residentes. Hasta que una noche de 2008 hicieron un "back to back", el público respondió y a ellos les gustó. "Fue algo orgánico", dice Alvaro. "Y la gente nos puso el nombre: pasamos a ser Los Suruba."

En el verano de 2015, el dúo español era uno de los números más bookeados de Ibiza: hicieron 28 fechas. "Nos habíamos metido en el rollo de artistas que sólo pinchan cosas que van a funcionar, tracks que no nos gustaban", dice Delmar. "Pero si me aburro, yo no puedo pinchar." Entonces esta sociedad techno-housera de alto rendimiento dejó su residencia en una de las fiestas del venue más fuerte de la isla, Ushuaia, y para la temporada estival europea 2016 cerró pocos shows. El foco pasó a estar en el estudio, y en seguir desarrollando los cinco sellos que comandan: Suruba, creado hace diez años; Suruba X, con el costado más oscuro de las pistas; Suruba D, especializado en deep house; Playa, con sonidos más orgánicos, para escuchar mirando el mar; y Nazca, enfocado en editar en vinilo y con una mirada mística sobre la música dance. Así alimentan el crecimiento de la armada española que pisa fuerte en los charts y en las sesiones de los principales DJs del mundo, con su amigo y colega Edu Imbernon -con el que editaron varios tracks en conjunto- y Coyu -que lidera el sello techno Suara Music- como principales referentes.

En octubre pasado, Alvaro y Delmar hicieron una seguidilla de presentaciones en Mar del Plata, Buenos Aires, Córdoba y Paraná. Desde su primera vez en el país en 2013, vinieron todos los años y Argentina se instaló como uno de sus lugares favoritos para pichar. "Nos gusta venir acá porque los DJs que tocan antes que nosotros hacen un warm up perfecto", dice Alvaro. "En Europa, les da igual que sea la una de la mañana y el artista que venga después, todos ponen su caña al máximo", agrega Delmar. "Se ha perdido la cultura de club: todos quieren lucirse.



COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone