rollingstone.com.ar

Por un día, Cemento volvió a abrir sus puertas

El documental que recorre la historia del boliche emblema de los 80 y los 90 se proyectó en el lugar que a 12 años de su cierre se convirtió en un estacionamiento del Gobierno de la Ciudad

 
La fachada de lo que era Cemento. Ahora es un estacionamiento del Gobierno de la Ciudad. Foto: RollingStone/ Pablo Mekler

"Cemento era un lugar donde los distintos entrábamos y nos refugiábamos de una sociedad fascista e inquisidora. Un refugio de arte y libertad", dice Wallas de Massacre parado en Estados Unidos 1234, la entrada del boliche emblema de la contracultura en los 80 y 90, y que cerró en 2004 tras la Tragedia de Cromañón. Hoy esto es un estacionamiento del Ministerio de Educación porteño y adentro todo parece en estado de abandono: un espacio rectangular con el piso de cemento quebrado, paredes despintadas, con agujeros, parches y tuberías a la vista por todos lados, que por un día volvió a sentir el calor de sus años de oro. Sus puertas se abrieron para la proyección de Cemento, el documental, la opera prima de Lisandro Carcavallo, dentro del festival BAFICI.

 
Cemento en 2005, a pocos días de su cierre tras la Tragedia de Cromañón. Foto: RollingStone/ Fernando Gutierrez

El documental es un recorrido conceptual que busca poner en valor el significado del local que durante casi dos décadas fue clave en la cultura rock local, un venue consagratorio para las bandas que más tarde llegarían a tocar en lugares con mayor capacidad y ser figuras de la historia musical argentina. Aunque arranca con imágenes de la construcción del boliche, no hay un relato lineal. El objetivo de Carcavallo -que pisó Cemento por primera vez a los 14 años para ver a Carajo en 2001 y empezó a trabajar en el documental en 2015- es mostrar lo que pasaba ahí adentro y cómo esos hechos definieron una escena. Por eso primero están los registros: las perfomances de teatro experimental y provocativo con Omar Chabán y Katja Alemman al frente -hay unas imágenes que muestran a la actriz en estado de gracia divina-, los shows de La Organización Negra (ese embrión de lo que luego sería Fuerza Bruta) y los recitales, desde los primeros Redondos a Miranda!, pasando por el auge punk y heavy. Después, vienen los testimonios, que abarcan desde Fernando Noy y Yamil Chabán hasta el Indio Solari y Ricardo Iorio.



"Había muchas ganas de contar esta historia, por eso el aporte fue muy groso", dice Carcavallo que recibió mucho material de archivo (flyers, videos caseros, fotos) y contó con la colaboración de los entrevistados que van definiendo los temas de Cemento. "Estamos muy orgullosos de que el estreno sea acá. Es el puntapié de un reconocimiento sumamente necesario", dice el director. "Era trágico que sea un estacionamiento, había que ubicarlo dentro del lugar que se merece en la historia. No se merecía este destino."

Gonzalo Bustos

 
Cemento lleno otra vez: el público esperando por la proyección del documental de Lisandro Carcavallo. Foto: RollingStone/ Pablo Mekler
COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone