rollingstone.com.ar

'Feud': La guerra de las divas tóxicas

Susan Sarandon y Jessica Lange interpretan a Bette Davis y Joan Crawford, dos enemigas íntimas de Hollywood que terminaron necesitándose desesperadamente

La fama es una droga. En la nueva serie de Ryan Murphy, Susan Sarandon es Bette Davis y Jessica Lange es Joan Crawford, dos divas tóxicas del cine que se odian. Como disparó célebremente Davis: "Ella se acostó con todas las estrellas masculinas de los estudios MGM, excepto Lassie". Feud festeja cómo ellas básicamente inventaron las batallas mediáticas modernas en el set de su clásico de terror de 1962, What Ever Happened to Baby Jane? Como una gran batalla de raperos, la rivalidad es en parte teatro y en parte miedo y desprecio sinceros. Cuando Crawford murió en 1977, Davis declaró: "No hay que decir nada malo sobre los muertos, sólo algo bueno. Joan Crawford está muerta. Bueno".

Sarandon y Lange se regodean en las vibras malignas de sus personajes. Pero la miniserie es lograda porque la historia es mucho más grande que un par de estrellas de cine: es una disección quirúrgica de la fama y el machismo americanos, y de toda la brutalidad y la sangre que hay detrás del sucio negocio de los sueños. En manos menos hábiles, Feud podría haber quedado como una mera fábula camp bien hecha, pero Murphy la transforma en un evento televisivo, atacando las obsesiones que también recorrió en The People v. O.J. Simpson: dinero, sexo, poder, fama y Los Angeles, la ciudad en la que se reúnen las fantasías americanas más depravadas.



Todo el elenco brilla en la hostilidad: Stanley Tucci, sórdido en su papel del jefe del estudio, Jack Warner; Catherine Zeta-Jones, felina en su rol de Olivia de Havilland; Kiernan Shipka, de Mad Men, malhumorada como la hija adolescente de Davis. Alfred Molina hace del director Robert Aldrich, un amargado que quedó boyando después de su clásico de cine negro Kiss Me Deadly, resignado a dirigir a un par de estrellas en retirada.

Más allá de los toques vintage -como Tucci escuchando "My Favorite Things", de John Coltrane, para exhibir su buen gusto-, nada parece fechado. En un momento escalofriante, Davis confiesa que duerme con un Oscar: "Es el acompañante perfecto: no te contesta, escucha, es paciente". Feud ya fue renovada: la segunda temporada será sobre el príncipe Carlos y Lady Di. Pero la batalla de Bette vs. Joan parece más real, y más contemporánea, capturando la violencia emocional en el corazón de la fijación de Estados Unidos por la fama.

Rob Sheffield

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone