rollingstone.com.ar

Guasones - 'Hasta el final'

PopArt Discos - Tres estrellas y media

Por Claudio Kleiman

 
Guasones.

"Canción para un amigo", el primer adelanto de Hasta el final, ya hacía presumir que algo había cambiado en Guasones. El tema es un midtempo, casi una balada de tono elegíaco, con una letra inusualmente intimista cantada por un Facundo Soto vulnerable. El resto del octavo disco de estudio de la banda platense confirma esa sensación. No se trata de un grupo distinto pero sí más amplio, que deja aflorar aires de folk y country, y que viste los temas con un ropaje pleno de detalles y un sonido cálidamente analógico. Su cantante, además, alcanza nuevos picos de expresividad. El otro héroe de este disco es Maxi Tym, que orquesta las canciones con exquisito gusto y una gran variedad de guitarras (slide, pedal steel, acústicas), realzadas por la producción de Coti Sorokin -en cinco temas- y su hermano Matías, que se integra a la banda como segunda viola. Podría decirse que Hasta el final es el disco de madurez de Guasones. Obviamente, también están presentes los rocanroles de raigambre stone y las historias de excesos y adicciones. Pero en los momentos en los que Soto se pone nostálgico ("Del olvido") o melancólico ("Volar"), consigue conmover, además de excitar. La variedad también se percibe en un folk-rock a lo Dire Straits ("Escapar") y un rockabilly con ecos de ZZ Top ("Ella sabe"), para culminar con un rock & roll a lo Riff en homenaje al estudio de Alvaro Villagra, "Monsterland", con coro de niños incluido.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone