rollingstone.com.ar

Lisandro Aristimuño

El cantautor cuenta cómo fue telonear a Sting

Por Claudio Kleiman

"Surgió como un chiste, a partir de un juego de palabras", dice Lisandro Aristimuño sobre su primer show en el Luna Park, el 16 de este mes como parte de la gira de Constelaciones, basada en su sexto disco de estudio. "Yo dije: 'Constelaciones en la Luna', y los de la productora me dijeron: '¡Ojo que puede ser real!'."

A medida que se aproxima la fecha, el cantante rionegrino siente que tiene que multiplicarse. "Estoy como un pulpo, viendo todo el tema de la puesta, invitados y ensayos", dice. "El Luna es un lugar emblemático así que quiero que salga perfecto."

No habías presentado Constelaciones en Capital Federal. ¿Estabas esperando la posibilidad de hacerlo en el Luna Park?

Por el hecho de ser independiente, uno está encima no sólo de la música, sino también de la producción. Así que más o menos sabe cómo se va a ir desarrollando su carrera. Ya habíamos hecho ocho Gran Rex, y estábamos con disco nuevo. Entonces, desde principios de año, la idea del Luna Park ya rondaba por mi cabeza. Me pone contento y me da mucho orgullo llegar a ese lugar, porque hay montones de discos en vivo grabados ahí. Es un lugar que tiene mucha energía.

Además, llegás con una música que no es la que suena siempre en las radios.

Soy bastante vasco y cabeza dura en ese sentido. Hago lo mío porque me gusta. Está bueno que lleguen premios, reconocimientos y la posibilidad de tocar en lugares importantes, pero creo que el 80 por ciento de lo que conseguí fue gracias al placer que me da tocar. Soy un melómano, también. Me gusta escuchar música nueva todo el tiempo. Cuando hago mis canciones, nunca pienso en el potencial comercial ni en si podrían sonar en la radio. Las hago, y por suerte tengo un público muy fiel y muy cálido. Cada vez que invito a un colega a cantar conmigo en un show, se queda maravillado con la gente que me va a ver.

¿A quiénes vas a invitar al Luna?

A varias personas, porque quiero festejar con los amigos que me hice en este camino. Hay mucha gente a la que admiro profundamente, desde que hacía covers de ellos en Viedma, y quiero invitarlos como si fuera mi fiesta de cumpleaños. Van a estar todos los que compartieron algún proyecto conmigo, como Fer Ruiz Díaz, Hilda Lizarazu y Fabi Cantilo, a quien le produje su último disco.

Hilda también estuvo en tu show del Lollapalooza.

Lo que pasó fue que a ella le gustó mucho mi último disco. Me contó que lo tenía en el auto todo el tiempo y me hacía coros. Hasta que dijo: "¿Por qué no?". Así que me escribió. "¿Qué te parece si en el Lolla te hago coros? Pero no de invitada, sino como una más de la banda, porque me sé todos los temas". Y yo: "¡Me vuelvo loco, tener de corista a Hilda Lizarazu es glorioso!".

Con Catupecu Machu, Fer Ruiz Díaz hizo una versión de tu tema "Para vestirte hoy", en la que participaste.

Sí, ellos estaban cumpliendo 20 años y, para celebrar, sacaron un box set en el que había un disco de covers. Cuando escuché la versión, dije: "Che, este tema es de ustedes, ya está, se los doy". Y Fer, que no es ningún tonto, me dice: "¿Las regalías de SADAIC también?" [Risas].

¿Cómo fue la experiencia de tocar como telonero de Sting en mayo?

¡Imaginate! Para mí, Sting es un referente, porque el tipo fue muy indagador: en sus discos hay jazz, música africana, árabe, bossa. Cuando me llamaron, me quedé helado. Me pidieron un set de seis o siete canciones solo con la guitarra, algo que hacía mucho que no probaba. Pero lo disfruté, porque se ve que la gente que escucha a Sting tiene una afinidad con mi música. Según me contó Gastón [Montells, su manager], Sting estaba al borde del escenario y escuchó todo el show. ¡Menos mal que no lo vi! Cuando terminó de tocar, se me acercó, me dio un abrazo y me dijo: "¡Hermosa voz y grandes canciones! Me gustó mucho, te voy a buscar". Casi me derrito.

Mencionaste tu costado melómano. En tu perfil de Facebook, solés compartir música con distintos apodos, como "DJ Pachamama".

Sí, hay otro que es DJ Domingo, que sugiere música para pasar el domingo. También está DJ Palosanto, que pone reggae. Y, como el 1° de agosto fue el Día de la Pachamama, apareció DJ Pachamama a recomendar folclore. La gira Hermano Hormiga con Raly [Barrionuevo] me reavivó mi amor por el folclore, porque él está todo el tiempo tocando zambas y chacareras. Me mostró muchas cosas que no conocía.

El hecho de hacer un Luna Park seguramente te provoca una mirada retrospectiva sobre tu obra. Es notable el camino recorrido en tan sólo 13 años, desde tu debut Azules turquesas, en 2004.

La verdad es que es muy poco tiempo, sí. Estoy muy agradecido, sobre todo con los colegas que ayudaron a que mi música se difundiera. También con la prensa. Cuando salieron mis primeros discos, me dieron una gran bienvenida. Creo que, después de 2001, no se sabía bien para qué lado ir, y quizás mi música ayudó a ampliar el espectro y salir un poco del rock chabón, que estaba muy fuerte en ese momento. Hubo mucho "boca en boca". Eso me parece muy valioso: que la gente me escuche porque realmente me elige, y no porque se lo imponen. Es algo que me llena de fuerza para seguir. Amo la música y no la voy a dejar nunca, sin importar si me va bien o mal.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone